mujer abundante psicologia huelva monica_2

EL “PODER DE LA GRATITUD” EN LA TRANSICIÓN AL NUEVO AÑO

Finaliza el 2015, y después de hacer balance del año, todos nos planteamos qué queremos conseguir en el próximo 2016. En el brindis posterior a las campanadas cerramos los ojos para la petición de nuestros deseos. Miraremos hacia atrás, al año que se marcha, y recordaremos aquello que nos quedó pendiente, aquello que perdimos, o lo que nos fue mal, y pediremos al nuevo año que todo vaya mejor. ¿Perdiste el trabajo? ¿la pareja? ¿tienes poco dinero? ¿no conseguiste el objetivo de perder esos kilos de más? Si te identificas con alguna de estas preguntas u otra similar, puedo imaginar que pedirás al nuevo año satisfacer esas necesidades.

Sin embargo, al “pedir” lo que necesitamos nos instalamos en una actitud de queja y carencia. Y es que tenemos por costumbre resaltar aquello que nos falta en lugar de valorar todo lo que hemos conseguido. Poner el acento en “pedir” lo que nos falta crea una “mentalidad de pobreza”. Cuando tenemos esta sensación de pobreza o necesidad nuestra creatividad se reduce y nos sentimos con menos capacidad de logro. Esto es, generamos menos ideas de solución ante nuestras dificultades y nos sentimos menos capaces de conseguir nuestras metas. Según la física cuántica, “lo símil atrae a lo símil”, por tanto, “una mentalidad de necesidad, generará más necesidad”; o “una actitud de queja, generará más motivos para quejarse”.

LA GRATITUD ES LA MADRE DE TODAS LAS VIRTUDES

“La gratitud no es solo la mayor de las virtudes, sino la madre de todas las demás”, dice Cicerón. Imaginemos que tenemos un buen amigo que siempre está pendiente de lo que necesitamos. Nos escucha, nos dice cosas hermosas, nos da dinero, nos hace favores… y sin embargo, nuestra actitud es pasiva, ni siquiera le damos las gracias. Podemos pensar que ante nuestra actitud desagradecida, nuestro amigo sentirá que su generosidad no es bien avenida, y cesará de dar. Pues bien, ¿y si el universo fuera como una gran persona que deja de dar si no valoramos sus ofrendas?

abundancia psicologia huelva monica

Dice Jean de la Bruyére: “Sólo un exceso es recomendable en el mundo: el exceso de gratitud”. ¿Y si en el fin de año nos planteamos hacer un balance de todo lo positivo del viejo año para “dar” las gracias por ello, en lugar de “pedir” los deseos que anhelamos? De esta forma, cambiaremos la dinámica del “pedir” por la dinámica del “dar”, y los efectos pueden ser sorprendentes. “Dar las gracias” y acentuar lo valioso de nuestras vidas produce una sensación de satisfacción y una “mentalidad de abundancia”. Así, aumenta nuestra creatividad y capacidad de logro, y atraeremos lo símil: más razones para agradecer.

Te propongo hacer un ejercicio de gratitud en este final de año. Se trata de echar un vistazo a atrás y resaltar lo que agradeces de los últimos doce meses. El ejercicio es aún más efectivo si lo realizas por escrito. Si te resulta difícil, puedes guiarte agradeciendo los tres aspectos siguientes:

Gratitud a ti mismo. Puedes valorar y agradecer lo que ya eres, lo conseguido, lo que te has proporcionado en este año. No tienes que poner límites: puedes agradecer tu salud por haberte cuidado, tu capacidad para afrontar la adversidad, para esforzarte o también para divertirte. Agradecer la autosuperación y el desarrollo de virtudes o talentos en este año.

logro psicologa huelva monica

Gratitud a los demás. Puedes detenerte a apreciar y agradecer todo lo que has recibido de los demás en este año: quiénes te han dado cariño, te han ayudado, te han enseñado, incluso quiénes te han dañado, porque de este modo has crecido en fortaleza.

Gratitud al entorno. ¿Qué agradeces del mundo que te rodea? ¿Tu casa?¿Tus pertenencias? ¿La belleza del lugar donde vives? ¿Su clima? Detente a dar las gracias por ello.

Feliz año viejo… y más feliz año nuevo.

Gracias.

 Mónica Ferrera, psicóloga.

 

 

 

 

 

 

Tweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on Facebook
  1. María Jesús says:

    Como siempre, me ha encantado. Lo pondré en práctica, y la verdad que tengo mucho que agradecer, Mónica, mientras escribía ésto me han llamado para trabajar. Como decía tengo mucho que agradecer, y una de ellas el haberte conocido, de verdad, y el grupo de personas con las que hago teatro, en fin, para mí la calidad humana es una de las cosas más importantes, Ahora mísmo estoy eufórica, j,j,j. Felices fiestaas

    • monica says:

      María Jesús, muchas gracias por compartir tu alegría en este espacio. Me pareces una persona muy inspiradora, profundamente entusiasmada con la vida y que valora todo lo bueno que en ella tienes . Si lo símil atrae a lo símil, no es de extrañar que estés creando más motivos para agradecer. Enhorabuena! Feliz y próspero año nuevo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *



  • Mónica Ferrera

  • "A través de este blog quiero compartir conocimientos y experiencias sobre la mente, el comportamiento y el sentir humano. Lejos de tecnicismos y diagnósticos psiquiátricos, me centro en la vida misma, en los condicionantes que influyen día a día en la felicidad o infelicidad de cada uno de nosotros. Para ello me baso en mi experiencia clínica en la consulta, en mi pasión por seguir formándome y aprendiendo cada año, cada día; en numerosas investigaciones que he contrastado; y cómo no, en mi experiencia personal. Mi objetivo es aportar y compartir. Mi deseo, poner en tus manos herramientas para ser más feliz."
  • Suscríbete al blog por correo electrónico

    Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

    Únete a otros 38 suscriptores

  • Entradas recientes

  • Comentarios recientes

  • Archivos

  • Categorías

  • Meta